Conectate con Nosotros

Alessandro Moreschi el último niño castrado para no perder su aguda voz

musica

Alessandro Moreschi el último niño castrado para no perder su aguda voz

Alessandro Moreschi el último niño castrado para no perder su aguda voz

No era extraño que algunas familias recurrieran a esta operación pensando en el porvenir económico del clan

Si bien esta no es una historia que este en la cultura popular, no por ello deja de ser sorprendente. Estamos hablando de  la castración con fines musicales, una práctica que se encuentra documentada en las antiguas culturas Sumeria y en el Imperio Bizantino.

Pero cuando fue retomada tres siglos más tarde, no es demasiada la información que se tenga de esta brutal práctica en el ámbito artístico.

Un factor que habría sido clave para su resurgimiento fue la prohibición que hizo el papa Pablo IV: las mujeres no podían actuar en los escenarios de Roma. Por ello, debían ser hombres quienes cantaran y asumieran ese papel.

Con la unificación italiana en 1861, vino la prohibición de la castración con fines musicales. Con el tiempo, solo en templos como la Capilla Sixtina siguieron cantando los castrati. Pero ello solo duraría unas décadas, porque, en noviembre de 1903, el Papa Pío X puso fin a esta estirpe de voces.

Se podría decir que, ya en los inicios de su carrera, Alessandro  Moreschi era una rareza, una excepción.

Cuando ya corría 1898, en el coro de la Capilla Sixtina, ya solo habían seis de estos cantantes. Y uno de ellos era Moreschi, quien es conocido por el único castrati que ha dejado grabaciones de voz en acción.

Hay distintas teorías de por qué, en tiempos que la castración iba en retirada, Moreschi había pasado por esa operación. Se dice que nació con una hernia inguinal que —según se creía en ese entonces— se podía curar siendo castrado.

También se ha dicho que el “Ángel de Roma” fue sometido a esta operación antes de que se prohibiera esta práctica. Algunos la ven como la explicación más creíble.

No era extraño que algunas familias recurrieran a esta operación pensando en el porvenir económico del clan.

Esta operación, conocida como orquidectomía, se realizaba entre los 8 y 12 años, antes de que las hormonas sexuales de la pubertad volvieran más grave la voz del joven.

La voz castrati Moreschi es la única que ha dejado un testimonio grabado en audio.

En abril de 1902 se hizo la primera de sus grabaciones junto a otros integrantes del Coro Sixtino en el Vaticano. Dos años después se repitió la experiencia. Así, el cantante dejó 17 piezas en total, las que han sido llevadas al formato de CD.

Algunas de las canciones grabadas son “Petite Messe Solennelle” de Rossini; el «Ave María»»de Bach y Gounod, y “Ave Verum Corpus” de Mozart.

El cantante italiano ya tenía casi cincuenta años cuando se hicieron estos registros de audio. Se escucha un estilo sollozante, con algunas desafinaciones que mezclan con un sonido metálico, chirriante.

Fuente: La Cuarta

Más en musica

Advertisement MVP Ad
Arriba