Conectate con Nosotros

Bebé nació de un embrión que estaba congelado desde 1992

internacional

Bebé nació de un embrión que estaba congelado desde 1992

Los padres adoptivos Tina y Ben Gibson, lucharon cinco años contra la infertilidad antes de conocer más sobre la adopción de embriones

Un histórico hecho en el Estado de Tennessee, Estados Unidos ocurrió este 2020. Se trata del nacimiento de Molly, una niña cuyo embrión estuvo congelado por 28 años.

La bebé nació en febrero de este año luego de que Tina y Ben Gibson decidieran adoptarla. Su embrión estuvo congelado hasta esa fecha.

Esta situación ha llevado a pensar a los expertos que Molly estableció un nuevo récord para el embrión congelado por más tiempo que dio lugar a un nacimiento, superando incluso la marca que dejó su hermana mayor, Emma, quien nació dos años antes.

Tina, una profesora de escuela primaria en Estados Unidos, mientras que su marido, un analista de seguridad cibernética, no caben más de felicidad por la adopción de su segunda hija.

“Estamos en la luna, todavía siento que me ahogo”, comentó la madre adoptiva.

Antes de conocer más sobre la adopción de embriones, la familia compuesta por Tina y Ben, lucharon durante cinco años contra la infertilidad.

La madre de Molly Gibson explicó “si me hubieran dicho en ese entonces que no tendría solo una niña sino dos, te habría dicho que estabas loco”.

La profesora y el analista de seguridad cibernética entraron en contacto con el Centro Nacional de Donación de Embriones, la cual es una entidad cristiana sin fines de lucro de Knoxville que almacena embriones congelados donados por pacientes de procesos de fertilización.

Las familias pueden lograr la adopción de uno de los embriones no utilizados y dar a luz a un bebé que no tenga relación genética con ellos.

El Centro Nacional de Donación de Embriones, estima que hay un millón de embriones congelados en Estados Unidos.

El director de marketing y desarrollo de la organización,  Mark Mellinger indica que la experiencia con la fertilidad es común entre las familias que buscan donaciones de embriones.

“Yo diría que probablemente el 95% ha tenido algún tipo de infertilidad”, señaló.

Por otra parte, comentó “nos sentimos honrados y privilegiados de hacer este trabajo y ayudar a estas parejas a hacer crecer sus familias”.

En el 2017, Tina Gibson dio a luz a Emma, su hija mayor.

Con respecto a la adopción, las parejas pueden decidir si les gustaría una adopción de embriones “cerrada” o “abierta”, lo que permite algún tipo de contacto con la familia del donante.

La organización les entrega a las parejas cerca de 300 perfiles de donantes, junto con los historiales demográficos de las familias.

Los Gibson, por ejemplo, buscaron un hijo durante tanto tiempo que las opciones les resultaron abrumadoras.

Tina, dijo que “no nos importaba cómo sería el bebé o de donde venía”.

Del mismo modo, agregó “mi esposo y yo somos personas más pequeñas de estatura, así que lo analizamos y lo reducimos por altura y peso y buscamos algo similar a lo nuestro”.

Molly y Emma, las hijas de los Tina y Ben Gibson, son hermanas genéticas, ambos embriones fueron donados y congelados juntos en 1992.

El Centro Nacional de Donación de Embriones, sostiene que el embrión de Emma de 24 años era el más antiguo de la historia que había dado lugar a un nacimiento, hasta que llegó su hermana Molly en febrero de 2020.

La pareja orgullosa de sus hijas, dice que Emma ama a su hermana menor.

“Ella presenta a cualquiera que la ve como mi hermana Molly”.

Según la entidad a la que acudieron los Gibson para adoptar a Emma y Molly, la vida útil de los embriones congelados es infinita. Sin embargo, el plazo está limitado por la tecnología.

Fotografía: www.bbc.com / NEDC

Advertisement MVP Ad
Arriba