Conectate con Nosotros

Los Ángeles: empresarios gastronómicos dejaron la grande, quebraron platos y no están “ni ahí” con pagarlos, en protesta

Nacional

Los Ángeles: empresarios gastronómicos dejaron la grande, quebraron platos y no están “ni ahí” con pagarlos, en protesta

El gobierno anunció que a partir de este miércoles 3 de septiembre,  los restaurantes y cafés podían abrir sus puertas, siempre y cuando la comuna en la que se encuentren  esté  en fase 3. Pero esto no queda aquí, sólo pueden  funcionar en terrazas o lugares abiertos,  con distanciamiento y un 25 por ciento de su aforo total.

Esto no fue bien visto por el rubro gastronómico de Los Ángeles, las bajas temperaturas y sobre todo las precipitaciones hacen burla de esta medida. Los empresarios afirmaron que  no se consideró la realidad de las regiones y especialmente de la provincia del Biobío, en donde comer fuera de un recinto  es más complicado por su clima.        

Todo llegó a un punto que  los dueños quebraron 160 platos,  por cada uno de los días que no han podido abrir por la llegada del coronavirus. Cada uno de esos platos fue quebrado en el piso de la calle Caupolicán, en Los Ángeles, por los propios dueños de dichos establecimientos. “No queremos pagar los platos rotos”, dijeron.

En un video compartido por el periodista Cristofer Espinoza se puede ver cómo los manifestantes rompen los objetos sobre un mantel.

“Nuestro llamado hoy día es por el tema económico-financiero que tenemos en nuestros locales. Además no tenemos opción a ayuda. Como somos empresas no podemos postular a nada más”, expresó Claudia Illesca, presidenta de la agrupación gastronómica de Los Ángeles, a radio Bío-Bío.

Por eso los empresarios entregaron un petitorio, en la gobernación provincial,  con cinco puntos donde piden un conjunto de medidas para permitir la reanudación de la atención de público, que incluyen subsidios directos y exenciones tributarias, y facilidades para volver a abrir sus puertas de forma que sea rentable para ellos.

Advertisement MVP Ad
Arriba